Carlos nos enseña que para salir adelante se necesita coraje

HISTORIAVIDA1.jpg
Constantemente, nos cambiábamos de casa para que la policía no se diera cuenta del problema en el que estaba metida mi mamá y mi padrastro. Desde hace años, su trabajo con la droga, nos alejaba a mis hermanos y a mí, de nuestros amigos, barrio y de nuestra abuela. ¡Cada día era más difícil! Así que a mis 9 años, decidí buscar ayuda para mi familia. Me acerqué a la policía en mi barrio.

Luego de un tiempo, mis hermanos y yo llegamos a la Aldea de Quito. Mi mamá… cambió su domicilio, así que el equipo de Aldeas Infantiles SOS no pudo continuar trabajando con ella. Crecí en la Aldea junto a mis dos hermanos menores, ahí recibimos alimentación, educación, vestimenta, atención médica y sobre todo el apoyo para continuar visitando a mi abuelita.

Cuando tenía 16 años, llegó un correo para el equipo de Aldeas Infantiles SOS, invitaban a los chicos de Aldeas a participar para una beca de estudios pre-universitarios en United World College, una organización en Costa Rica. Entre 5 y 6 adolescentes cumplíamos con los requisitos; así que pasé por los procesos de aplicación: entrevistas, pruebas y debates. Recuerdo que envié mis papeles con mucha emoción y todas las esperanzas puestas en eso; me emocionaba la idea de viajar, de estudiar, pero sobre todo de construir un futuro para poder ayudar a mis hermanos, mi abuelita y los chicos de Aldeas.

HISTORIAVIDA2.jpg
Todas las mañanas esperaba una respuesta. Finalmente, en mayo del año pasado, llegó un correo que en letras grandes decía “APROBADO”, era mi puerta a un cambio. Cuatro meses más tarde, llegué a Costa Rica, enfrentando nuevas experiencias y conocimientos. Fue difícil, pero con el tiempo me acoplé a los cambios que esta aventura exigía. Aprendí cosas nuevas y experimenté costumbres diferentes junto a mis amigos del colegio, que vienen de otros países.   

Aprobé el quinto curso y vine de vacaciones a Ecuador para visitar a mis hermanos, a mi abuela y compartir con mis amigos durante tres meses. Estos días me sirvieron para estar más cerca de las personas con las que crecí, estaba emocionado por volver a verlos. Durante mi estadía participé de diferentes actividades de la Aldea como visitar un infocentro o ser el monitor del campamento vacacional. Además, ayudé en los proyectos de la red de adolescentes comunicadores, participé en las acciones de la campaña impulsada por Aldeas Infantiles SOS  #QuieroVivirConMiFamilia y compartí mi tiempo con un grupo de scouts.

Regresé a Costa Rica para terminar mi último año de colegio. A futuro, sueño con estudiar una carrera universitaria y vivir con mis hermanos que todavía se encuentran bajo la protección de Aldeas Infantiles SOS.
 
Carlos.