Aldeas Infantiles SOS dice «fin al maltrato infantil» en Latinoamérica, un fenómeno que no discrimina raza, religión o cultura

thumbnail_maltrato-infantil-2.jpg
 
Aldeas Infantiles SOS Ecuador ratifica su compromiso con la Convención sobre los Derechos del Niño para poner fin a todas las formas de violencia contra las niñas, niños y adolescentes, y condena todas las formas de maltrato.
 
El 25 de abril de cada año, conmemoramos el Día Mundial contra el Maltrato Infantil; una problemática extendida en toda la región del que son víctimas miles de niños y niñas dentro de su hogar, centros educativos, comunidades y durante las situaciones de emergencia humanitaria.
 
El maltrato infantil puede incluir violencia física, psicológica y/o sexual, así como negligencia  o cuando el niño o niña es testigo de la violencia que se da en el ámbito doméstico.  A menudo, los principales actores son personas conocidas por los menores de edad; por lo que la detección y denuncia se dificulta ya sea por vergüenza o porque se naturaliza como un hecho común.     
 
Existen diferentes circunstancias que propician las situaciones de violencia hacia los niños y niñas. Entre esas, se encuentra la pobreza, la cual es producto de factores como la inestabilidad política, la guerra y la discriminación. Actualmente existen 70 millones de niños y niñas en la región que viven en situación de pobreza, de los cuales 2 de cada 3 sufren regularmente violencia física o psicológica.
 
Otros datos regionales indican que 2 de cada 3 niños y niñas menores a 15 años experimenta algún tipo de disciplina violenta en el hogar, mientras que 3 de cada 10 estudiantes adolescentes de entre 13 y 15 años son acosados regularmente en sus centros educativos[1].
 
 thumbnail_maltratro-infantil-1.jpg
 
 
En Ecuador

 
El 33% de los niños, niñas y adolescentes entre 5 y 17 años dicen recibir golpes de parte de sus padres y madres cuando no obedecen o comenten una falta; identificando como lugares más comunes en donde ocurren episodios de violencia y abuso: su propia casa (54%), en el colegio o universidad (28%), y en sus barrios (11%).
 
El 42% de las razones de violencia grave responden al hecho de que los niños, niñas y adolescentes no son debidamente cuidados en sus hogares. Esta cifra está seguida por un 25% de niños, niñas y adolescentes que sufre de maltrato psicológico y un 18% de maltrato físico.[2]
 
Las consecuencias del maltrato infantil son preocupantes. Estudios científicos de todo el mundo evidencian secuelas a corto y largo plazo en los niños y niñas, dependiendo de la intensidad y el tiempo de duración de la situación de maltrato. La mayoría presentan sentimientos de temor intenso, baja autoestima, dificultades para el relacionamiento con sus pares, y conductas agresivas o extremadamente pasivas. Asimismo, un niño o niña víctima de la violencia tiene menor capacidad para aprender y alcanzar todo su potencial personal, así como también para hacer contribuciones positivas a la sociedad.
 
Este es un problema urgente y como sociedad tenemos la responsabilidad de proteger a los niños y niñas de cualquier forma de maltrato. La visibilización esta problemática es fundamental para su prevención y para ello es necesario un enfoque multisectorial. Poner fin al maltrato infantil es el compromiso que Aldeas Infantiles SOS Ecuador asume como organización, y lo hace asegurando ambientes protectores y de cuidado familiar, así como evita que los niños y niñas se separen de sus padres y hogares a causa de este, y otros motivos. Para  conocer más sobre el trabajo de la organización ingresa a www.aldeasinfantiles.org.ec
 
Este 25 de abril y todos los días, digamos #FinAlMaltratoInfantil
 
 
 
 
[1] Niños y niñas en América Latina y el Caribe. Panorama 2017. UNICEF
[2] Cuidado Infantil Alternativo y Desinstitucionalización, Estudio de caso: Ecuador, Publicación Aldeas Infantiles SOS Ecuador, 2017