En el Ecuador, existen niños, niñas y adolescentes que no viven con su familia. 

Paso 1
Completa
el formulario.
Paso 2
Comparte en tus redes sociales.

Pérdida del cuidado familiar

   
¿Sabías que no existe una única causa que ocasione la pérdida del cuidado familiar?  La interrelación de diferentes problemáticas y factores de riesgo es lo que puede ocasionar que niños, niñas y adolescentes sean separados de sus familias biológicas.

Según diversas investigaciones, las principales problemáticas que afectan la vida en familia en América Latina (incluyendo Ecuador), son: violencia intrafamiliar, violencia de género, pobreza, situación de calle, abuso sexual infantil u consumo de drogas, entre otras. Por eso, trabajamos para brindar respuestas a estas causas, en cooperación con el Estado, sociedad civil, empresas, familias, comunidades y expertos en la temática. 

Mira el vídeo de nuestra campaña y compártelo.

Queremos que niños, niñas y adolescentes vivan con sus familias. ¡Apoya nuestras acciones!

¿Qué hacemos en Aldeas Infantiles SOS?

En Aldeas Infantiles SOS trabajamos por el derecho de los niños a vivir en familia. Acompañamos y trabajamos con aquellas familias que están en riesgo de perder el cuidado de sus hijos, fortaleciendo sus capacidades y asegurando que los niños crezcan en entornos seguros y protectores. A su vez, acogemos a los niños que perdieron el cuidado de sus familias, brindándoles cuidado y un hogar afectuoso mientras se trabaja en la revinculación con su familia biológica.

¿Qué es vivir en familia?

ANA 6 años, Quito.

“Para mí la familia es vivir con mis abuelitos, con todos mis primos y con mis tíos. Me encanta ver la casa llena de gente, me pongo contenta cuando mi familia se reúne a comer y cantar".

LUCÍA 5 años, Guayaquil.

“Vivir en familia es sentirme segura porque mi papá me cuida y me protege. Él me lee cuentos y cuando tengo miedo por las noches, me acompaña hasta que me quede dormida".

NICOLE 5 años, Ibarra.

“Hacer travesuras con mi ñaño dentro de la casa sin que mi mamita se dé cuenta (risas). Me divierto mucho con él, jugando a las escondidas o con la pelota. Siempre quiero vivir así”

DANIEL 7 años, Portoviejo.

“Para mí, vivir en familia es recibir los besos y abrazos de mi mamá. Cuando ella me da cariño me siento grande y fuerte. Siempre me cuida y aunque me regaña a veces, la quiero mucho".